Teresa Rodríguez P.

EL MUNDO DE TEHUACÁN


Las endorfinas conocidas también como las “hormonas de la felicidad” pueden incrementar de un 95 a 100 por ciento si el ser humano practica algún tipo de deporte, por lo cual, se recomienda realizar cualquier actividad física en cada una de las etapas de vida de las personas.

La segregación de esta sustancia se produce y se acepta en el organismo desde que un individuo se encuentra en el seno materno, y con ello, la persona experimenta momentos importantes de felicidad dentro de sus quehaceres diarios, los cuales pueden incrementar considerablemente dependiendo de cada situación, explicó Anaid Fabiola Juárez Bello, psicóloga especialista en la ciudad.

La combinación perfecta entre hacer deporte y la sustancia química que produce el cerebro y que se distribuye en todo el organismo, es la que provoca que una persona se sienta plena y dichosa, puesto que la existencia de la endorfina permite la liberación de estrés, fatiga, depresión, tristeza, entre otras sentimientos y estados de ánimos que solo afectan a la salud.

Una persona que practica alguna actividad física que va desde caminar, correr, andar en bicicleta o practicar su juego favorito se considera que es más feliz que aquella que no realiza actividad alguna, pues al estar en constante ejercicio se estimula mucho más la segregación de esta sustancia y provoca de inmediato felicidad.

Aunque este día se celebra el Día de la Felicidad, no debe existir límite para conseguir los 365 días del año momentos agradables, y que mejor que genarlos por medio de la práctica deportiva, pues es una actividad que despertará en su totalidad la producción de endocrinas.

Es de destacarse, que también el ser humano requiere de una buena alimentación, convivir con sus seres amados o conocer sitios de su gusto para producir con más efectividad esta sustancia que sin duda hará de su existencia algo lejos de enojos, tristezas, angustias y más, pues los individuos tienen la capacidad de determinar si quieren ser felices o prefieren otro estado de ánimo, aunque definitivamente vivir feliz es mucho mejor, alarga la vida y evitar enfermedades.