Final de alarido la que se vivió la noche del sábado en el gimnasio municipal de nuestra ciudad, en la categoría Libre varonil de la Liga Municipal de Baloncesto Femenil, entre los equipos de Jaguares y Serín, pues su desenlace fue hasta el último segundo.

Con un marcador de 76-73, Jaguares se proclamó campeón de esta naciente categoría en la LMBF, con un juego agresivo en las tablas, pero sobre todo, no bajando los brazos, pues la ventaja parcial durante el partido tuvo rachas importantes de ambos conjuntos.

Las acciones comenzaron con un ritmo muy fuerte por parte de ambos conjuntos, pues basaron su juego más en la velocidad y por momentos también en tiros de larga distancia. Con un parcial de 21 a 18, Serín tuvo la primer ventaja del partido, con buena actuación de Adolfo Juárez, quien anotó 9 de los 21 puntos.

Para el segundo cuarto, vino el primer cambio de delantera del marcador, cuando después de 4 puntos iniciales de Serín, Jaguares ajustó las piezas y tuvo una seguidilla de 12 puntos sin respuesta por parte de su rival, tomando así la delantera del partido, y cerrando con un parcial de 33 a 28.

Para el segundo medio Serín se destapó con 29 unidades en el tercer cuarto, destacando su capitán Guillermo Acosta con 11 puntos y Saturnino Pimentel con 9 unidades, para echarse a su equipo al hombro, y teniendo un cambio en el marcador, cierran el tercer parcial con ventaja de 57 a 48.

El juego de poder de Jaguares, encabezado por su capitán Jesús Ortiz y Alejandro Cruz, siempre rindió frutos, pues los embates a la pintura de su rival nunca pudieron ser completamente controlados, y mantuvieron a Jaguares en el partido.

Durante el cuarto período, Jaguares comenzó bien con una seguidilla de 6 puntos que los acercó a sus rivales por 57 a 54, no permitiendo que Serín diera cerrojazo al partido.

Comenzaron a intercambiar buenos encestes ambos conjuntos, y así llegaron al minuto final, con una ventaja parical para el conjunto de Serín por apenas dos puntos de 71-69, y con varios disparos desde la línea, pues ambos equipos ya habían acumulado sus faltas en el período definitivo.

Fue entonces cuando emergió la figura de Alejandro Cruz de Jaguares, quien se hizo de los últimos 7 puntos del partido.

Faltando 7 segundos para terminar, y con el marcador empatado, vino el último ataque jaguar, mandando el balón a Cruz, quien alcanzó a driblar, y con falta incluida, anotó la canasta de la ventaja ante la algarabía del público que se dio cita para presenciar el juego.

Faltaba un segundo en el reloj, y tenía un tiro libre extra, incluso pudo haberlo fallado para que el tiempo transcurriera, pero decidió encestar y tener la ventaja de 76 - 73.

El tiempo fuera no se hizo esperar para planear la última jugada, Serín optó por jugarla con su capitán Guillermo Acosta, quien al disparar con el reloj expirando, no llegó al aro ante la buena defensa, y así Jaguares se erigió como el nuevo y flamante campeón.


Luis Roberto Bravo Torrescano

El Mundo de Tehuacán