El jugador y capitán de Jaguares, Jesús Ortiz, fue la clave del partido durante la final celebrada la noche del sábado en el Gimnasio Municipal, entre Jaguares y Serín.

Con 19 unidades, Jesús a pesar de no ser el mayor anotador, fue sin duda el que se echó el equipo al hombro, cuando la situación se puso color de hormiga en el tercer cuarto, y cuando se presentó el embate final.

Jesús demostró que cuando se tiene el hambre de triunfo, no habrá defensa que lo pueda detener, y cuando parecía que Serín sacaba la ventaja definitiva durante algunos instantes del tercer cuarto, apareció Jesús en la pintura, y con jugadas consecutivas de foul y cuenta en dos instancias, mantuvo al equipo de Jaguares en la pelea.

La desventaja de 9 puntos con la que iniciaron el último cuarto parecía grande, sin embargo, el empuje de su capitán contagió a sus compañeros y lograron la victoria

En entrevista justo después del partido, nos explicó que era un trabajo en conjunto el que había sacado adelante al equipo. Cuando le comentamos que había estado imparable y que no hubo quien lo detuviera debajo del aro, con una gran sonrisa simplemente agradeció, pues la humildad también es un valor que se destaca en los jugadores destacados.

Respecto a la liga, manifiesta que hay algunas cosas que mejorar, pues al ser naciente la categoría libre varonil, la marcación de los árbitros también debe ser más adecuada al tipo de juego.


Luis Roberto Bravo T.

El Mundo de Tehuacán