Con una exposición montada en el Museo del Valle Tehuacán se busca que los ciudadanos conozcan la justicia y economía que imperó durante la Época Virreinal.

Corría el año de 1536 cuando la Corona prohibió que los “Maceuatl” portaran armas, pero si tan solo uno era descubierto, se le castigaba por medio de azotes; por otra parte a los “principales” se les permitió legalmente su uso, pero solo con licencia del Virrey, audiencia o del gobernador en turno.

Hace más de 250 años, los castigos impuestos eran realmente sangrientos y en ocasiones hasta les costaba la vida, tal es el caso del indio “Ygnacio Guadalupe”, quien fue sorprendido robando en la ranchería “La Pilata”, él ocultó en su sombrero una cuartilla de maíz y al enterarse su amo, don Francisco Amado, lo mando a azotar y a colgar, pensando que era el único castigo que haría entender a los indígenas.

Los esclavos eran considerados como “cosas”, ellos no tenían ningún derecho ante la sociedad, no tenían ningún valor, solo eran comercializados y el precio dependía de la salud que poseía cada uno de ellos; por ejemplo, uno de 24 años costaba alrededor de 370 pesos de oro común, también se les marcaba con una especie de “calimbos” esto con la finalidad de que si escapaban por la marca reconocían a quién pertenecían. De igual forma para mantenerlos cautivos se hacía uso de grilletes, tobas y cadenas de hierro.

Durante ese tiempo existió una denominada “caja de la comunidad”, la cual además de ser una institución que administraba los bienes indígenas; funcionó como una fuente de ingresos y fondos.

Cabe destacar que en la exposición también se tienen hechos registrados de la región, como en 1793, que San Gabriel Chilac se levantó en armas en contra del subdelegado de Tehuacán por las condiciones infrahumanas, sin embargo se hizo caso omiso a los motines que organizaron los pobladores.

De igual forma se hace una pequeña mención sobre la forma de evangelización que se tuvo con los nativos de estos territorios “la evangelización fue usada para transferir la religión cristiana y convertir a los naturales”. La riqueza cultural lleva por nombre “Opresión, dignidad y Rebelión, miradas históricas a un Tehuacán multicultural”, misma que detalla algún pasaje de la vida de las personas indígenas.

No se tiene una fecha límite para desmontar la exhibición, pero aún se encuentra a tiempo de poder visitarla, el horario es de 10:00 a 18:00 horas.


Andrea Castillo

El Mundo de Tehuacán