Tanto la muerte así como la resurrección de Jesús son los hechos principales y centrales de nuestra fe, de acuerdo a la Diócesis de Tehuacán, es necesario renunciar a los malos pensamientos y acciones ya que esto forma parte del proceso de “resurrección” para los católicos.

Después de haber vivido la Semana Santa, el obispo de Tehuacán, Rodrigo Aguilar Martínez, externó que los feligreses deben entender que Jesús murió para resucitar, esto habiendo pasado por la muerte en la cruz.

Invitó a analizar que a los fieles seguidores les podría pasar lo que a los apóstoles, es decir, que por más que Jesús los había preparado a su muerte y resurrección, ellos no estaban preparados, ni para su muerte ni mucho menos para su resurrección.

Compartió que cuando Jesús resucitado se aparece a los discípulos que se alejan de Jerusalén rumbo a Emaús, primero los invita a que desahoguen su pesar, haciéndose que nada sabe de lo que ha pasado.

Finalizó por mencionar que es necesario que en cada pensamiento de las personas, palabra o acción de nuestra vida esté presente el proceso de morir, renunciar a nuestros caprichos, mentiras o injusticias; pero también el proceso de resucitar por ejemplo el fruto de amar, perdonar y ser solidarios.


Jennifer Carrillo

El Mundo de Tehuacán