Ciudad de México.- Los Legionarios de Cristo reconocieron que ya fueron cerradas las entidades financieras creadas en Bermudas, Panamá, Jersey y Virgin Islands, durante la Administración del padre Marcial Maciel, líder de la congregación.

"Las instituciones y obras promovidas por la Legión de Cristo no tienen actualmente entidades offshore ni tienen recursos en entidades offshore.

"Las entidades offshore que existieron con alguna relación a la congregación y sus miembros fueron operadas conforme a la legalidad y nunca fueron sociedades usadas para actividades ilícitas como parecen afirmar algunos artículos periodísticos", expusieron en un comunicado.

También, difundieron que la sociedad Oak Management Ltd, que operaba el cobro de cuotas para las academias internacionales de lenguas fue cerrada.

Enfatizaron que en los más de 20 países en los que tienen presencia, las instituciones, obras o actividades promovidas por la congregación operan con la legalidad vigente.

"La acusación de que más de 300 millones de dólares al año fueron canalizados a través del International Volunteer Services es falsa. Dicha sociedad no manejó fondos económicos", indicaron.

Recordaron que después de la visita del Papa Benedicto XVI, el gobierno de la congregación quedó confiado al delegado Pontificio, Velasio De Paolis.

Difundieron que del 2010 al 2014 se constituyó la comisión para el estudio y revisión de la situación económica de la congregación de los Legionarios de Cristo.

En dicha comisión participan el Cardenal Domenico Calcagno y Mario Marchesi, así como los sacerdotes Eduardo Vigneaux, Alberto Simán y Rosinio Antonio Morelli.

Señalaron que la comisión no encontró malversaciones de dinero u otras irregularidades en los ejercicios fiscales revisados.

Publicaron que se les pidió atender la reducción de la deuda bancaria que resultó de la expansión demasiado rápida de las obras de la congregación, la crisis inmobiliaria mundial y la caída de donativos.

Agencia Reforma